¿Qué es el síndrome del Burnout?

El Síndrome Burnout también denominado síndrome del quemado o síndrome de quemarse en el trabajo, es un trastorno emocional que está vinculado con el desempeño de nuestras tareas dentro del ámbito laboral. ⁠Se trata de la respuesta al estrés causado por el trabajo y el propio estilo de afrontamiento del empleado. ⁠
⁠Este síndrome puede tener consecuencias muy graves, tanto a nivel físico como psicológico. Los síntomas más comunes son depresión y ansiedad, motivos de una gran parte de las bajas laborales en España.⁠
El síndrome de burnout suele aparecer, en la mayoría de los casos, en las personas que han elegido su oficio de manera vocacional como por ejemplo en el caso de personal sanitario, educativo y también en el grupo de los autónomos.⁠Aunque al principio las manifestaciones de malestar sólo se circunscriben a la vida laboral, finalmente también llegan a alcanzar a la vida social y familiar del trabajador afectado.⁠

BURNOUT.jpg

El síndrome del Burnout

Es un trastorno emocional que está vinculado con el desempeño de nuestras tareas dentro del ámbito laboral.

Los principales síntomas de este síndrome son:⁠

► Sentimiento de agotamiento, fracaso e impotencia.⁠
► Baja autoestima.⁠
► Poca realización personal.⁠
► Estado permanente de nerviosismo.⁠
► Dificultad para concentrarse.⁠
► Comportamientos agresivos.⁠
► Dolor de cabeza.⁠
► Taquicardia.⁠
► Insomnio.⁠
► Bajo rendimiento.⁠
► Absentismo laboral.⁠
► Aburrimiento.⁠
► Impaciencia e irritabilidad.⁠
► Comunicación deficiente.⁠

 

La prevención del síndrome del trabajador quemado puede plantearse desde dos frentes diferenciados:⁠

El primero y más importante es la propia empresa, espacio en el que se deben tomar las principales medidas en cuanto a evaluación de las situaciones que son capaces de generar estrés y ansiedad en sus trabajadores, tomando las decisiones más adecuadas para reducirlo y, en la medida de lo posible, neutralizarlo al completo.⁠
Es responsabilidad de las empresas proveer a sus trabajadores de las herramientas necesarias para que puedan realizar sus tareas de forma adecuada y sin sobrecargas.⁠

Por otro lado y en el otro frente tenemos al trabajador. Es decir, todo lo que podemos hacer por nosotras/os mismas/os para tener una actitud asertiva en la empresa estableciendo una buena red comunicacional con compañeros, subordinados y superiores sin discutir, pero también sin someterse forzosamente a la voluntad del resto y siendo capaces de defender nuestras ideas, derechos y convicciones.⁠

A nivel cognitivo, es bastante importante que seamos capaces de mantener nuestras expectativas sobre el trabajo en un punto realista. No se trata de renunciar a nuestras aspiraciones y ambiciones laborales, sino de analizar las situaciones ajustándonos más a la realidad que a nuestros deseos. De esta forma estaremos más abiertos a aprender de lo que vivimos y crecer en el ámbito laboral y en otros diferentes a los que nos habíamos propuesto inicialmente.⁠
El entrenamiento en asertividad, habilidades sociales y la relajación vía mindfulness, por ejemplo, son cosas que puedes trabajar con tu psicóloga/o a la hora de mejorar tanto tu rendimiento como el estrés acumulado en el trabajo. No dudes en proponérselo y te nutrirá de un montón de estrategias que seguro van a ayudarte con todos esos problemas en el trabajo.

 

Si actualmente estás sufriendo una situación o contexto de estrés agudo en el trabajo, puedo ayudarte con esto. Además de experiencia en psicología clínica, también he desempeñado puestos de gestión de personal y dirección de recursos humanos en varias empresas, por lo que estoy muy familiarizada con los temas de psicología laboral.

Puedes reservar una cita aquí y te recuerdo que hasta el 31 de octubre de 2019 puedes solicitarme una primera consulta sin compromiso y de manera totalmente gratuita.